Hace años que la Comunidad de Abrelatam se pregunta ¿Cómo podemos hacer para que la definición de becas tenga un proceso más justo y transparente? Desde la organización de Abrelatam 2018 queremos experimentar con un enfoque más horizontal, participativo y descentralizado. Así que utilizaremos un método mediante el cuál se hará una elección de postulantes distribuida entre todos los participantes al que llamamos método “San Saru”.

¿Cómo funciona el proceso de selección?

El proceso consta de tres etapas:

  • Postulación: Todas las personas en participar nos cuentan quiénes son, a qué se dedican, su relación con los datos abiertos, qué ideas pueden aportar al evento y qué esperan llevarse completando un formulario. (Instancia cerrada el 29/6/18 a las 23:59 hs, Argentina).
  • Selección: La primera selección la realizarán l@s organizador@s de ediciones anteriores de Abrelatam. Estas 5 personas serán las que inicien la selección. Cada persona seleccionada, elegirá a dos postulantes. Cada persona seleccionada deberá elegir otra postulante y así sucesivamente. Cada persona seleccionada será informada oportunamente y se les indicará cómo proceder.
  • Inscripción: Las personas seleccionadas harán efectiva su beca enviando un mail, confirmando su asistencia.

Importante: Una vez seleccionado, tu lugar ya está garantizado.

El árbol de personas becadas se va a armado de esta forma:

 

¿Por qué se llama San Saru?

San saru es un término japonés que se podría traducir como “Los tres monos sabios”, representados en la imagen anterior.

El concepto tiene varias interpretaciones; la que más gusta y nos llevó a elegir este nombre para el método es la siguiente: cuenta la leyenda que fueron enviados por los dioses para delatar y castigar las malas acciones de los humanos. Pero estos monos tenían algunas limitaciones:

  • Kikazaru, el mono sordo, era el encargado de utilizar el sentido de la vista para observar a quienes realizaban malas acciones y comunicárselo a Mizaru, mediante la voz.
  • Mizaru, era el mono ciego. No necesitaba su sentido de la vista, puesto que tan sólo se encargaba de transmitir al tercer mono, Iwazaru, los mensajes que le pasaba Kikazaru.
  • Iwazaru, el tercero de los tres monos, era el mono mudo. Iwazaru escuchaba los mensajes transmitidos por Mizaru para decidir la pena de los dioses que le caería al desafortunado humano que lo mereciese y observar que se cumpliese.

Colocados los tres monos en función de sus habilidades y limitaciones, obtenemos un mono que ve, escucha y habla. Los monos juntos y bien organizados pueden alcanzar metas que, sin duda alguna, no lograrían por separado.

Existen varias posibilidades de ordenar a los tres monos. Todas ellas, excepto una, son situaciones de comunicación fallida, de asistencia colaborativa imposible. La única que funciona es: primero el mono sordo, que ve y le explica al segundo lo que ve; el segundo, que no necesita ver, pues solo necesita escuchar lo que le dice el primero y transmitirselo al tercero, que no necesita hablar, sino solo escuchar, ver, decidir lo que mejor convenga y velar por su cumplimiento.

Este método es frecuentemente utilizando en la organización del Agile Open Camp. Nos gusta mucho porque es la propia comunidad la que define quiénes son esas personas que no pueden faltar en el encuentro anual de los datos abiertos.

Si tienes dudas o consultas, puedes escribirnos a info@abrelatam.org